Está confiado Aníbal Ibarra. Sin los recursos y el apoyo que tiene su máximo rival en la interna kirchnerista en la ciudad, el presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, el legislador evita las polémicas y apuesta a su condición de ex jefe de gobierno para alcanzar la meta. “Yo hablo de lo que hice; mi mejor campaña es mi gestión de gobierno”, dijo a LA NACION, sentado en un sillón de la amplia sala que tiene en su despacho del segundo piso en la Legislatura porteña.

-Son siete precandidatos en la interna kirchnerista, ¿cómo piensa diferenciarse?

-Yo no pienso hacia dentro cómo diferenciarme de éste o del otro. Lo que pienso es lo que propongo para la ciudad de Buenos Aires.

-¿No se repiten las propuestas?

-Está bien que haya distintas propuestas. Cuando uno se encierra, les habla sólo a los propios; es expulsivo. Tengo una visión de ampliar los espacios, es necesario que haya distintos candidatos y propuestas para hablarle a toda la gente. Incluso, a los que no nos han votado. Hay que interpelarlos y escucharlos.

-Esa estrategia apunta a los que no pertenecen al espacio. Pero ¿cómo seducir a los propios cuando el apoyo de la Presidenta está con Recalde?

-Soy aliado de este gobierno hace muchos años. El 24 de marzo de 2004 recuperamos con [Néstor] Kirchner la ESMA. Hace más de diez años; no llegué al espacio ahora. No cuenten conmigo para hacer una disputa o pegar codazos para ver quién interpreta mejor al kirchnerismo. Estoy convencido de que hay que decir qué es lo que piensa hacer cada uno. Al espacio le conviene ampliar la base electoral.

-¿No le molesta el apoyo explícito que recibe Recalde?

-Cada uno puede tener la preferencia que quiera. Pero a todos nos conviene tener la mejor de las elecciones en las PASO y en julio. Si hay alguien que tiene una mirada chiquita? no participo en ésa. Si nos va bien a todos, le va ir mejor al Gobierno en octubre.

-Pero el aparato ayuda.

-Puede ser, pero prefiero la épica de dar la pelea dentro del espacio sin ser el que tiene los recursos y la estructura.

-¿La pelea va a estar entre dos, tres o cuatro candidatos?

-[Levanta dos dedos y sonríe]…

-¿Cómo está hoy ese duelo?

-Voy con las mismas propuestas, ideas y convicciones hacia todos. Después, cada uno verá cuáles son las herramientas para ganar. Les voy a hablar a todos. Mi mejor herramienta es la gestión.

-¿Por qué armó una lista de legisladores diferente?

-A [Jorge] Taiana, [Carlos] Heller y a mí nos pareció que había otra propuesta. Estamos ampliando; nos tomamos las PASO en serio.

-¿Generó malestar el acto de rebeldía?

-Si armar una lista separada es un acto de rebeldía, es muy pobre. Pero prefiero ser díscolo y rebelde que sumiso y obediente.

-Todas las encuestas dan ganador al macrismo ¿Es imbatible?

-No. Macri no se presenta en la ciudad y la transferencia de votos no es algo sencillo.

-Usted fue destituido tras la tragedia de Cromagnon. ¿Hay algún sentido de revancha en esta nueva postulación?

-No, no hay componentes personales. Cero revancha.

Entrevista publicada en el diario LaNación