Anoche fuimos testigos del primer debate presidencial en la República Argentina, es el primer ballotage que hay para una elección presidencial y fue bueno que se realizara.
Y fue mucho mejor que muchísima gente pudiera verlo, con picos en rating. Eso habla de que la sociedad estaba involucrada, en la discusión política y en el país que quiere o que puede venir.

En líneas generales, en cuanto a estilos, creo que el de Macri fue de un carácter más agresivo, más chicanero, cosa que no se le había visto hasta ayer. Y eso contrastó un poco con su posición de diálogo, menos enojo. En mi percepción esto no fue bueno para él, creo que no fue positivo.

Scioli se mostró muy sólido, no entró en ese juego, habló de lo que él pensaba y los cuestionamientos que le hizo a Macri eran esencialmente políticos, cómo habla de muchas cosas mientras que muchas de esas las ha votado en contra, por ejemplo de leyes centrales en Argentina, y el objetivo de Scioli fue involucrar a Macri a partir de esa discusión política: un posible ajuste, una mega devaluación, apertura de las importaciones, descontrol de las tarifas. Macri esto no lo respondió, porque la estrategia de Durán Barba es no responder  ni dar explicaciones.  Daniel Scioli fue más preciso en las decisiones y preguntas,

Lo central de Scioli en el debate fue relacionar a Macri con el ajuste, la devaluación, etc. Ya no sirve esto de imponer miedo, si Macri subió las tarifas del subte o aumentó los impuestos 1000% en la Ciudad de Buenos Aires, si él mismo dijo que hay que reducir los costos empresariales y que el salario es un costo, eso es discusión política. No es meter miedo.

Scioli fue el único que interpeló a votantes de Massa, incluso mencionó a Stolbizer, Del Caño, etc. Pero concretamente dijo que tomó una propuesta de Massa vinculada con el narcotráfico y lo que se rescata de dinero de allí, invertirlo en Centro de recuperación de adictos.

Esta será una elección con final  abierto, va a ser muy ajustado el resultado y el hecho de haber relacionado a Macri con situaciones que uno no quiere vivir en la Argentina, puede impactar en el votante indeciso, al contrario de Macri que les habló a los kirchneristas y al mismo Scioli.

 

Aníbal Ibarra