Hace un tiempo se inauguró el carril para colectivos Metrobús Norte cuyo trazado arranca en la Avenida Cabildo -Ciudad de Buenos Aires- y continúa en la Avenida Maipú que corresponde a Vicente López, provincia de Buenos Aires.

Es de conocimiento público que ambos distritos son gobernados por Mauricio y Jorge: los primos Macri. Ambos pertenecen al mismo partido político y ambos tienen aspiraciones electorales en el año 2015.

Una de las “ayuditas” que Mauricio hizo con Jorge fue otorgarle recursos de la Ciudad de Buenos Aires para realizar obras en Vicente López.

La obra en cuestión es el Metrobús.

Para entenderlo vayamos por partes.

El trazado del Metrobús recorre un 55% en la Ciudad de Buenos Aires y un 45% en Vicente López. Esa sería, en principio, la distribución económica de la obra. Si la licitación estaba prevista en 219 millones de pesos para la construcción del Metrobús Norte, el municipio de Vicente López debiera haberse hecho cargo de aproximadamente 98 millones de pesos.

Sin embargo, en el convenio específico que firmaron los Macri, se estableció que el municipio de Vicente López se haría cargo de sólo 30 millones de pesos (20 millones en el año 2014 y 10 millones en el año 2015), lo que representaba un 12% en lugar del 45% que le hubiera correspondido. Más allá de la flexibilidad en los pagos (30 millones de pesos a pagar en un año y medio) la licitación fue adjudicada finalmente por 269 millones de pesos (o sea 50 millones de pesos más que lo previsto originalmente). Sin embargo, ese costo mayor de la obra fue absorbido en su totalidad por la ciudad de Buenos Aires, por lo que el municipio de Vicente López termina abonando sólo menos del 11% (30 millones de pesos de un total de 269 millones) de una obra que se construía en un 45% en su territorio.

En otras palabras, los impuestos de los porteños fueron a pagar una obra en Vicente López para promover la reelección de Jorge Macri. La suma desviada hacia el distrito que gobierna el primo del Jefe de Gobierno es de más de 90 millones de pesos.

Para compensar este escándalo en el convenio firmado en junio del año 2014 entre la Ciudad de Buenos Aires y el municipio de Vicente López se estableció que así como el Metrobús queda a cargo de la ciudad de Buenos Aires, el municipio de Vicente López queda a cargo de la realización de tres obras hidráulicas (retenes o pozos para acumular agua).

La primer pregunta que surge es si se trata de obras equivalentes en su costo. La respuesta es no. El Metrobús salió 269 millones de pesos y las tres obras hidráulicas juntas (pozos/retenes de agua) no alcanzan los 15 millones de pesos.

La segunda pregunta que se plantea es si esas obras las solicitó la ciudad de Buenos Aires para beneficiar a los porteños. La respuesta también es no. Eran obras ya decididas por el Municipio de Vicente López para beneficiar a los ciudadanos que allí viven y que fueron afectados por la gran inundación del mes de abril del 2013. Esas obras fueron incluso anunciadas públicamente por Jorge Macri en septiembre del año 2013 para beneficiar a los ciudadanos de Vicente López (recuérdese que el convenio con la ciudad de Buenos Aires se firmó casi un año después).

En síntesis, 91 millones de pesos de los impuestos porteños fueron a parar a una obra en Vicente López para ayudar a que Jorge Macri sea reelecto. No sorprende tamaña desmesura, sorprende el silencio de los medios frente a una grosera y costosa maniobra reeleccionista de la familia Macri.